En clave de ciencia: Tareas de atención (parte I). Atención selectiva

27 Septiembre 2016

Tareas de atención (parte I): atención selectiva

Los procesos atencionales suponen varios componentes estrechamente relacionados: selección, vigilancia y control.
A continuación se van a describir tareas que se pueden agrupar en torno a diferentes procesos atencionales:

    • la atención selectiva como la capacidad para filtrar la información pertinente a la tarea;
    • la focalización de la atención como la habilidad para realizar un procesamiento intenso de cierta información;
    • el cambio atencional como la capacidad para cambiar la atención a aspectos relevantes o novedosos de la situación;
    • la atención dividida, como la capacidad para cambiar continuamente la atención de una tarea o una estimulación a otra;
    • y la atención sostenida, como la habilidad para mantener la atención durante periodos de tiempo prolongados en la misma tarea.

La tarea de Stroop se considera una tarea con un alto componente de atención selectiva, ya que requiere el procesamiento de un aspecto de un palabra (p. ej., el color en que está impresa) a la vez que se ignora otro aspecto del mismo estímulo (p. ej., el significado de la palabra misma). El resultado usual es que las personas son incapaces de ignorar los significados de las palabras, de manera que emplean más tiempo en nombrar los colores de la tinta cuando la palabra impresa denota otro color. Las investigaciones realizadas con ancianos indican que el tamaño del efecto Stroop aumenta en la vejez.

2efecto-300x1051
Las tareas UFOV que se han comentado en el apartado dedicado a las tareas de velocidad, también entrenan atención visual selectiva. Por ejemplo, la tarea Mismo-diferente que consiste en detectar si dos objetos presentados centralmente en la pantalla y dispuestos verticalmente son: a) dos coches iguales; b) dos camiones iguales; c) un coche y un camión (diferentes) y al mismo tiempo determinar la ubicación en la región periférica de la pantalla en la que se presenta un coche entre otros estímulos distractores. Este entrenamiento resulta efectivo con mayores sanos y con DCL (e.g., Unvergatz et al., 2009).

Una tarea similar a las tareas de detección y localización periférica de la UFOV es la que consiste en determinar en cuál de las seis áreas en las que está dividida la pantalla está el estímulo (moto) y presionar el botón correspondiente en el volante. El entrenamiento en esta tarea atencional parece mejorar el rendimiento también en tareas de conducción (Cassavaugh et al., 2009).

También se han utilizado tareas auditivas para el entrenamiento de la atención selectiva. Por ejemplo, en una tarea se entrena la habilidad para suprimir ruido visual y auditivo. Los participantes tienen que detectar, identificar, clasificar o seguir visual o auditivamente presentaciones de letras, palabras y números. Hay cuatro condiciones posibles:

  1. tarea visual con distractores visuales como imágenes de personas, lugares o eventos que se presentan superpuestas a los estímulos visuales objetivo,
  2. tarea visual con distractores auditivos consistentes en sonidos presentados por altavoces,
  3. tarea auditiva con distractores visuales presentados en la pantalla y
  4. tarea auditiva con distractores auditivos, donde los sonidos objetivos aparecen entremezclados con ruidos ambientales.

El entrenamiento con esta tarea muestra una reducción de los tiempos de reacción tanto unimodal como bimodal y sus efectos se transfieren a tareas de velocidad de procesamiento (Mozolic et al., 2011).

Administrador
Buscador

Contacto

Suscríbete a nuestras novedades

Déjanos tu e-mail y te mantendremos informado...

Utilizamos cookies propias y de terceros de análisis de uso y medición para mejorar la experiencia de uso y contenidos de nuestra web. Al continuar con la navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies. Recuerda que puedes modificar esta configuración.
INDICE