Entrenamiento en "estrategias de memoria".

10 Enero 2017

hires1En el post de hoy, abordamos la literatura científica respecto a los entrenamiento en estrategias de memoria,  que consisten en actividades específicas que mejoran la codificación, almacenamiento o recuperación de la información de la memoria a largo plazo.

Estas son las principales estrategias y las conclusiones que arrojan los principales estudios publicados y revisados:

 

Autopreguntas (Self-testing)

Se entrena un tipo de estrategia metacognitiva que consiste en hacerse preguntas. Las instrucciones consisten en seguir una serie de directrices para el aprendizaje de pares asociados de palabras. Esta técnica funciona cuando los participantes tienen la ocasión de “autoadministrarse la tarea”, de forma que haya tiempo suficiente entre ítem e ítem para que puedan aplicar las estrategias aprendidas. En este caso, se produce una mejoría inmediata. Si por el contrario la tarea de memoria se administra por ordenador, con tiempos fijos entre ítem e ítem, no hay efecto. Se ha utilizado la tarea con adultos mayores sin deterioro cognitivo (Bailey et al. 2009).

 

Autorregistro de memoria

Consiste en utilizar un “sistema compensatorio de memoria”, que en realidad es un autorregistro de bolsillo que incluye tres tipos de información:

  1. Eventos que pueden ocurrir en un momento particular (como una cita).
  2. Eventos que pueden ocurrir en cualquier momento (como realizar una tarea pendiente).
  3. Un diario de los eventos o actividades importantes que han ocurrido durante el día.

Se ha utilizado la estrategia con adultos mayores (78 años) con un deterioro cognitivo medio. Mejora la independencia, autoconfianza y estado de ánimo (según informes subjetivos).

Hay una tendencia marginal a que mejore la memoria en actividades diarias. Sería factible programar un sistema similar en un dispositivo móvil (Greenaway et al. 2008).

 

Estrategias de asociación de caras y nombres.

Se presentan 90 pares de caras-nombres y se les pide a los participantes que recuerden estas asociaciones. Posteriormente, se escogen 45 pares y en la presentación de cada uno se le pide que dirija su atención a una pista visual de la cara, un rasgo saliente y se les da un apodo relacionado con ese rasgo y que a la vez rima con el nombre real. Los participantes con DCL, tras este entrenamiento, mostraron más exactitud y menor tiempo de respuesta en las asociaciones de las listas entrenadas manteniéndose después de un mes. Este efecto también se transfirió a las listas no entrenadas (Hampstead et al. 2008).

 

Estrategias para resolver problemas cotidianos.

Se enseñan estrategias de memoria para recordar cosas que deben hacerse en el futuro, recuerdo de nombres, recuerdo de números y recuerdo de acciones. En un estudio se obtuvo una mejora en el conocimiento y uso de estrategias de mejoras, tanto en el laboratorio como en la vida diaria. Los beneficios del entrenamiento se mantuvieron a los tres meses de seguimiento. (Troyer et al., 2008). Algunos ejemplos de tareas de la vida diaria que se han usado en el entrenamiento son: escribir una lista de la compra en el supermercado y organizarla por categorías, precio y forma de pago, o escribir un mensaje para quedar con alguien. En combinación con otras actividades de interacción social se obtienen mejoras en funcionamiento cognitivo general (MMSE) y memoria de trabajo (backward WM and digit span scores), (Bottino, et al., 2005).

 

Estrategias de memoria clásicas

El método de loci, estrategias de elaboración visual, estudio de textos, uso de claves, etc. En algunos estudios se han enseñado este tipo de estrategias de memoria. En general requieren una explicación sobre cómo se aplican, en qué situaciones son efectivas y una cierta cantidad de práctica. En un programa de entrenamiento en el que se aplicó junto a otras tareas encontraron algunas mejoras inmediatas en participantes con DCL. También se producía cierta generalización (Belleville, et al, 2006).

También se obtienen ciertas mejoras en el funcionamiento de la memoria de personas con DCL al terminar el entrenamiento, que se mantiene 6 meses después (Rapp et al., 2002).

 

Estrategias de comprensión de textos

Detección y subrayado de las ideas principales de textos (recuerdo de texto) y la clasificación de listas de la compra (recuerdo de lista), que implicaba agrupar elementos similares para formar categorías. El entrenamiento tuvo un impacto significativo sobre las variables cognitivas (símbolo dígitos WAIS-III, el recuerdo de prosa y la categorización. Los participantes son mayores sin deterioro cognitivo (Talib et al., 2008).

Administrador
Buscador

Contacto

Suscríbete a nuestras novedades

Déjanos tu e-mail y te mantendremos informado...

Utilizamos cookies propias y de terceros de análisis de uso y medición para mejorar la experiencia de uso y contenidos de nuestra web. Al continuar con la navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies. Recuerda que puedes modificar esta configuración.
INDICE