La memoria

2 Julio 2018

Dentro de nuestro vocabulario la palabra memoria aparece con cierta asiduidad y más o menos podemos dar una definición de ella que compartiría la mayoría de las personas a las que preguntáramos, pero ¿Sabemos realmente cómo funciona o qué tipos hay? En este artículo intentaremos clarificar todos estos temas.

 

¿Qué es la memoria?

La memoria es algo más complejo que un simple proceso mental. A grandes rasgos se podría decir que se encarga de la codificación, almacenamiento y recuperación de la información.

Dicho de otra manera, la memoria nos permite recordar acontecimientos, ideas, relaciones entre conceptos, sensaciones y en definitiva todos los estímulos que en algún momento hemos experimentado.

Hablamos de un proceso mental que es clave para el aprendizaje y por tanto vital para la adaptación del ser humano. La capacidad de aprender y de recordar lo aprendido nos hace entre otras cosas poder tener una mayor adaptación social.

A nivel anatómico podemos relacionar la memoria con el hipocampo, pero lo cierto es que son muchas las áreas cerebrales implicadas en un proceso tan complejo como este. Podemos citar el córtex temporal que almacena los recuerdos de la infancia, el hemisferio derecho que guarda el significado de las palabras, los lóbulos frontales que organizan la percepción y el pensamiento e incluso muchos de nuestros procesos automáticos que se encuentran ubicados en el cerebelo.

 

Tipos de memoria

Una vez explicada de una forma breve y antes de comentar un poco el funcionamiento de este proceso conviene explicar que hay distintos tipos de memoria que clasificaremos en función de la teoría multialmacén de Atkinson y Shiffrin, la cual desarrollaremos un poco más adelante:

  • Memoria sensorial. Es muy breve y su duración oscila entre los 200 y los 300 milisegundos. Este tipo de memoria está formada por la información que recogen nuestros sentidos. La información recibida permanece el tiempo justo para que pueda ser atendida e identificada de forma que se facilite su posterior procesamiento.
  • Memoria a corto plazo (MCP). Cuando se trata de retener una pequeña cantidad de información, de forma que se encuentre disponible durante un corto periodo de tiempo. Dentro de la MCP, debemos destacar la:
    • Memoria operativa o memoria de trabajo. Implicada en muchas tareas en las que se requiere almacenar durante un breve periodo de tiempo cierta cantidad de información a la vez que se realiza un procesamiento concurrente. Esta memoria podemos dividirla a su vez en cuatro factores:
      • Bucle fonológico. Es un sistema que está especializado en la información verbal. Nos permite mantener ese proceso de habla interna que hace que podamos retener una información dentro de la MCP, como ejemplo, podemos citar el hecho de memorizar una dirección.
      • Agenda visoespacial. Es un sistema similar al bucle fonológico pero encargado de mantener activa información de tipo imagen. Este proceso sería necesario, por ejemplo, para aprender un recorrido.
      • Almacén episódico. Este almacén es el encargado de integrar la información que procede de otras fuentes. Se nutre de la información verbal, visual, espacial y temporal.
      • Sistema ejecutivo. Controla y regula el funcionamiento del sistema de memoria operativa.
  • Memoria a largo plazo (MLP). Este tipo de memoria es la que nos permite almacenar la información durante un largo periodo de tiempo. Como ocurría con la memoria a corto plazo también podemos subdividirla en distintos tipos:
    • Memoria implícita o procedimental. Este tipo de memoria implica un almacenamiento inconsciente. Es la memoria implicada en todos esos procesos que hacemos de forma automática como por ejemplo conducir.
    • Memoria explícita o declarativa. El almacenamiento de la información se hace de forma consciente. Esta implicada en el reconocimiento de lugares, personas, cosas y lo que ello implica.
      • La memoria episódica. Este tipo de memoria es el que nos permite almacenar información de tipo autobiográfico, recordar sucesos y hechos concretos. Es la responsable de que podamos recordar nuestro primer día de colegio, por ejemplo.
      • La memoria semántica implica aquella información almacenada en la memoria a largo plazo que no está relacionada con experiencias concretas o personales. Incluye el conocimiento general sobre el mundo (p.e., París es la capital de Francia), nombres de los objetos, significado de las palabras, etc.

 

¿Cómo funciona la memoria?

Podemos establecer tres pasos en el funcionamiento de la memoria los cuales iremos desgranando en función de la teoría multialmacén a la que antes hemos hecho referencia anteriormente:

Codificación

La información que perciben los órganos sensoriales es almacenada durante un corto periodo de tiempo en la memoria sensorial.  Juega un papel vital en este proceso la atención ya que es de carácter selectivo y limitado.

Estamos rodeados de miles de estímulos, pero solo procesamos y transferimos aquellos en los que fijamos nuestra atención. Tenemos una capacidad de percepción limitada y por eso solo las informaciones que llegan a la memoria y acaban considerándose relevantes son procesadas.

El hecho de que esas informaciones hayan pasado por un proceso de procesamiento implica que tienen significado para nosotros en función de la información con la que ya contamos almacenada en nuestra memoria.

Almacenamiento

De la memoria sensorial, la información que se ha considerado lo suficientemente relevante pasa a la memoria a la memoria de trabajo. Una vez allí la nueva información se almacena temporalmente y se combina con la información ya existente en la memoria a largo plazo.

Los contenidos y el tiempo que estos pueden almacenarse en la memoria de trabajo son limitados por lo que es necesario optimizar recursos. Por ese motivo se limita la información activa en ese momento concreto, limitación que la automatización de algunas acciones nos ayuda a mantener.

Para que la información se mantenga el mayor tiempo posible en la memoria de trabajo sería necesario recurrir a algunas técnicas como puede ser el repaso. Cuanto más se repita una información más probabilidades hay que pase de la memoria a corto plazo a la memoria a largo plazo.

Es en la memoria a largo plazo donde se produce el almacenamiento permanente de la información cuya capacidad se considera ilimitada.  La información se encuentra organizada en imágenes, redes semánticas o esquemas.

  • Redes semánticas. Es un conjunto de unidades que se encuentran relacionadas por su significado y que se encuentran organizadas de forma jerárquica.
  • Esquemas. Contienen una gran cantidad de información organizada por temas y constituyen modelos que describen situaciones o informaciones concretas.

Recuperación

Esta nueva información se integra de forma coherente con la que ya tenemos almacenada en nuestra memoria. Cuando esto se produce tiene lugar la compresión lo que hace que sea más fácil recuperar el material que ha sido almacenado en la memoria.

Resulta más fácil también recordar una información bien organizada. Colocar un determinado concepto dentro de una estructura concreta nos facilitará luego la recuperación de dicho concepto.

Otro factor importante en el proceso de recuperación de los conceptos almacenados es el contexto. Ya que no solo se almacena la información en sí sino también el contexto físico y emocional. Facilitando un contexto similar la recuperación de esa información determinada.

 

¿Por qué olvidamos las cosas?

Un factor muy relacionado sobre todo con la recuperación de los recuerdos es el olvido, el cuál podremos definir como la imposibilidad de acceder a una información que se supone almacenada en la memoria.

El olvido constituye para nuestro cerebro algo similar a una limpieza de disco duro. Se eliminan todos esos datos que no se consideran relevantes y se mantienen los que son necesarios o importantes.

El olvido puede producirse por:

  • Caducidad: Los datos almacenados se pueden ir perdiendo a lo largo del tiempo esto sobre todo tiene sentido en la memoria sensorial y a corto plazo que al ser de capacidad limitada tienen que intentar optimizar sus recursos. Este fenómeno también ocurre en la memoria a largo plazo, pero las investigaciones no han sido capaces aún de esclarecer porqué se produce. Algunas teorías defienden que la información se guarda de forma permanente en la memoria a largo plazo, pero lo que se pierde es el acceso a ella.
  • Problemas de acceso:  En ocasiones no podemos acceder a la información almacenada en nuestra memoria sobre todo si el estrés nos lleva a producir hormonas que bloquean ese acceso.
  • Eliminación: Puede darse con recuerdos y vivencias traumáticas o extremadamente dolorosas.

 

Efectos y anomalías relacionados con la memoria

Hemos hablado del olvido, pero también es conveniente comentar algunos efectos o anomalías relacionadas con la memoria que son comunes y a todos nosotros nos han pasado alguna vez.

  • Efecto recencia: Se produce cuando la información que más se recuerda es la presentada al final.
  • Efecto primacía: Ocurre cuando la información más recordada es aquella que se presentó en primer lugar.
  • Efecto Google: Es la tendencia a olvidar parte de la información ya que podemos buscar en Internet cualquier dato que necesitemos.
  • Efecto Mandela o falso recuerdo: Se produce un recuerdo que no ocurrió o se rememora de forma distorsionada. Oficiosamente se conoce también como Efecto Mandela por el falso recuerdo mundialmente extendido de que Nelson Mandela murió en prisión.
  • “Deja Vu”: Implica la sensación de ya haber vivido una situación a sabiendas que es la primera vez que la experimentamos.
  • “Jamais vu”: Sucede cuando pasas por una situación que has pasado muchas veces, pero la sensación es de no haberla vivido nunca.

 

Algunos trastornos asociados a la memoria

  • Alzheimer. Enfermedad neurodegenerativa que se manifiesta presentando deterioro cognitivo y conductual. Su característica es la pérdida de memoria inmediata y de otras capacidades mentales.
  • Amnesia. Afecta el funcionamiento de la memoria e incapacita a la persona para almacenar recuerdos o para ser capaz de recuperarlos. Existen distintos tipos de amnesia:
    • Según su cronología.
      • Amnesia retrógrada. Esta amnesia incapacita a la persona que la sufre para acceder a recuerdos almacenados antes de que se produjera la lesión que acabó dando como resultado la amnesia. 

      • Amnesia Anterógrada. En este tipo de amnesia la persona afectada no es capaz de crear nuevos recuerdos de forma duradera. De esta forma las experiencias no se almacenan en la memoria a largo plazo por lo que acaban desapareciendo. Cómo ejemplo podemos citar al protagonista de la película “Memento”.

    • Según sus causas.
      • Amnesia global. Consiste en la pérdida total de la memoria. Normalmente suelen conservarse los recuerdos más relevantes relacionados con la propia identidad.

      • Amnesia de la niñez. Incapacidad de recordar eventos que han tenido lugar en la niñez.

      • Amnesia inducida por drogas. Es un tipo de amnesia producido por la administración de algún fármaco o sustancia.

      • Amnesia global transitoria. Permite tener recuerdos sobre tu identidad y tu pasado, pero no sobre lo hechos ocurridos hace unos minutos. Esto también sucede con algunos hechos almacenados en la memoria a largo plazo. Su duración es de 24 horas o menos.

      • Amnesia disociativa. Pérdida de memoria producida por un episodio altamente estresante y que no puede atribuirse a causa biológicas.

      • Amnesia de fuente. En este tipo de amnesia se recuerdan ciertos datos relativamente bien, pero se desconoce su procedencia.

      • Amnesia lacunar. Imposibilidad de recordar lo que ocurrió en un periodo de tiempo determinado sin una causa traumática que lo provoque.

      • Amnesia postraumática. Amnesia producida después de un golpe o un traumatismo craneoencefálico.

      • Fuga disociativa. La persona se encuentra en un lugar, pero no sabe como ha llegado allí.

      • Síndrome de Korsakoff. Generalmente aparece en personas con abuso de consumo de alcohol. No podemos considerarla como una amnesia como tal, pero es un conjunto de síntomas en el que los déficits de memoria son muy relevantes.  Se combinan amnesia anterógrada y retrógrada. Además, la persona rellena sus múltiples lagunas de memoria con historias que inventa de forma involuntaria. Este hecho se conoce como confabulación.

 

¿Cómo trabajar la memoria?

La memoria no es innata, es aprendida, y de la misma manera es posible potenciarla, mejorarla o prevenir su declive. Al menos, siempre que el cerebro mantenga su capacidad plástica, y esto ocurre en todas las edades, incluso en las más avanzadas.

El mantenimiento o incluso la mejora de su rendimiento se puede llevar a cabo a través de distintos ejercicios o tareas que permiten el entrenamiento de este proceso cognitivo.

Repasemos algunas de estas actividades, que se pueden realizar perfectamente en casa.

Actividades de la vida diaria.

Hay una gran cantidad de actividades que ayudan a mejorar o mantener el estado de nuestras funciones cognitivas. Se suelen señalar las siguientes:

  • Lectura. Leer es una actividad intelectual que demanda la implicación de varios procesos cognitivos, entre ellos, claro está, la memoria. Además, el aprendizaje en sí, permite crear nuevas conexiones sinápticas y mejora nuestra reserva cognitiva, fundamental para afrontar con más recursos ese posible declive.
  • Pasatiempos. Los sudokus, o las sopas de letras, son igualmente interesantes para ejercitar nuestro cerebro. Además de la memoria, se trabajan otras áreas como el cálculo o el lenguaje.
  • Viajar. Conocer nuevos lugares, es a la par que una actividad interesante y placentera, saludable para nuestro cerebro, por lo estimulante que resulta la incorporación de nuevas experiencias.
  • Pasear por la naturaleza. Dar paseos por la naturaleza se ha descrito como una actividad muy rica desde el punto de vista sensorial. También es importante hacer hincapié en que la salud cerebral tiene una gran dependencia de la cardiovascular.
  • Adquirir nuevas habilidades o conocimientos. Como por ejemplo aprender un idioma o a, son actividades de un gran esfuerzo intelectual.
    Memorizar listas. Como ejercicio específico sobre la memoria a corto plazo, se puede intentar memorizar listas de cosas, como por ejemplo la lista de la compra, una lista de tareas o información de contacto de una persona.
  • Mirar fotografías. Es una actividad muy evocadora que estimulará la recreación de episodios cercanos a la fotografía (dónde estaba, qué hacía, etc.).

Ejercicios en papel

Sin duda las tareas en papel o fichas de memoria son de gran utilidad en este propósito. Podríamos incluir también las tareas de tipo oral, o tareas con otro tipo de material como cubos, imágenes y otros objetos que se utilizan para la estimulación cognitiva (aunque estos casos se requiere la figura del monitor). Esto son algunos ejemplos:

  • Ordenar imágenes. Presentar una serie de dibujos encima de la mesa, dejar un tiempo para memorizarlos y después ponerlos boca abajo, consiste en adivinar donde estaba cada uno de ellos.
  • Señalar en el mismo orden. Se necesita un conjunto de dibujos, imágenes u objetos, que son nombrados previamente de forma oral por un monitor. Aquí deben ser señalados en el mismo orden.
  • Mural de palabras (o imágenes). Se colocan una serie de palabras o imágenes, que deben ser memorizados durante un tiempo. Luego, se deberá recordar y nombrar la mayor cantidad posible.
  • Repetición de secuencia. Se trata de repetir secuencias de palabras o números. Una alternativa es repetir frases, cuanto más larga y compleja, mayor será la dificultad.

También debemos señalar algunas tareas clásicas de entrenamiento cognitivo, como la Tarea de Sternberg o la de Stroop, aunque en esta última se entrena la inhibición de la interferencia semántica, más que la recuperación de información (como sí ocurre en la de Sternberg).

Una tarea de memoria de trabajo verbal es la utilizada por Borella et al. (en su trabajo “Working memory and inhibition across the adult life-span” en 2008), que consiste en escuchar listas de palabras y detectar las que corresponden a nombres de animales (categorización).

Tareas en soporte digital

El soporte digital ha permitido grandes innovaciones en el campo del entrenamiento cognitivo, en especial cuando se trata de procesos asociados a la memoria. Hasta el punto de que ha sido ampliamente estudiado por la ciencia.

Las tareas interactivas, han sido muy importantes por ejemplo para el entrenamiento de la memoria de trabajo visoespacial. Juegos como el Simon, se basan en ella.

Básicamente, se trata de recordar una serie estímulos visoespaciales (casillas iluminadas dentro de una cuadrícula, por ejemplo) para después responder señalándolos en el mismo orden.

Otras tareas clásicas que entrenan este componente son la span complex y la n-back visoespacial:

  • En Span-Complex, el participante debe recordar el orden y las ubicaciones de cuadrados presentados en una cuadrícula de 4 x 4.
  • En N-Back visoespacial se requiere recordar la N posición anterior en la que se presentó iluminado un cuadrado en una cuadrícula 3 x 3. Una variante especialmente efectiva es la dual-n-back, que recibió un amplio respaldo empírico en un reciente estudio.
  • Dual N-Back: requiere recordar dos estímulos, uno visoespacial y otro auditivo.

También tareas de categorización semántica se han incluido en plataformas comerciales como STIMULUS®.

Los soportes interactivos además permiten la locución de palabras o frases o reproducción de sonidos, por lo que no sólo se trabaja con componentes visuales. Una tarea muy interesante en este sentido es la reproducción de una secuencia de sonidos emitidos por distintos instrumentos.

En cualquier caso, existe una gran cantidad de opciones y recursos para trabajar la memoria, una preocupación creciente entre los mayores que puede ser abordada desde edades tempranas, como parte de una estrategia preventiva en la que se incorporan hábitos de vida saludable.

 

Administrador
Buscador

Contacto

Suscríbete a nuestras novedades

Déjanos tu e-mail y te mantendremos informado...

Utilizamos cookies propias y de terceros de análisis de uso y medición para mejorar la experiencia de uso y contenidos de nuestra web. Al continuar con la navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies. Recuerda que puedes modificar esta configuración.
INDICE