Ondas Gamma para atacar al Alzheimer

9 Febrero 2017

En esta ocasión, os hablamos de una prometedora investigación sobre el impacto de las ondas gamma cerebrales en el Alzheimer:

¿Qué son las ondas gamma y qué relación tienen con el Alzheimer?

Las ondas gamma cerebrales, no confundirlas con radiación gamma o rayos gamma, son un patrón de oscilación neuronal que tiene lugar en los seres humanos entre los 20Hz y los 100Hz, y suele manifestarse típicamente en torno a los 40Hz. Este patrón suele aparecer cuando el cerebro está trabajando en procesos complejos que requieren altos niveles de concentración y la coordinación de distintas áreas del mismo.

Por otro lado, aunque se desconoce el origen exacto de la enfermedad de Alzheimer sí que se tiene conocimiento de que uno de sus aspectos más destructivos es la concentración de unas proteínas llamada Beta-amiloides alrededor de las neuronas que acaban formando placas en torno a éstas e inutilizándolas.

Pues bien, la clave está en que se lleva tiempo observando que en cerebros afectados por Alzheimer la actividad de ondas gamma se ve reducida, partiendo de esta premisa un equipo del MIT (instituto tecnológico de Massachusetts) diseñó un estudio con ratones modificados genéticamente para producir exceso de Beta-amiloides, lo que a efectos prácticos podríamos decir que crea ratones con Alzheimer.

Recuperando la actividad Gamma

Mediante una técnica conocida como optogenética, se activó la producción de ondas gamma en el cerebro de los ratones y lo que se observó fué una reducción drástica de la concentración de Beta-amiloides debida en parte al aumento de actividad de la microglía (célula del sistema inmunitario central) y por otra parte a la menor producción de proteína Beta-amiloide.

Pero la optogenética es un proceso invasivo, así que el siguiente paso era encontrar otra forma de activar las ondas gamma y lo que diseñaron fué un experimento para estimular las ondas gamma con luz. En concreto introducían durante una hora al día a los ratones en un entorno oscuro, mirando unos led parpadeantes a 40Hz (la frecuencia típica de las ondas gamma).

Los resultados volvieron a ser positivos, las placas de beta-amiloides se reducían tras una semana, aunque es cierto que volvían a aparecer tras finalizar el tratamiento.

Sabemos entonces que una alta actividad de ondas gamma en el cerebro ayuda a combatir el que posiblemente sea el aspecto más destructivo del Alzheimer, la pregunta ahora es ¿Es el alzheimer el que provoca la reducción de ondas gamma o es la reducción de ondas gamma la que facilita la progresión del alzheimer? Aún es pronto para responder a esta pregunta y la verdad es que es tentador e ilusionante pensar que simplemente estimulando la producción de ondas gamma mediante ejercicios que hagan funcionar nuestro cerebro estamos contribuyendo a combatir la aparición de los síntomas del Alzheimer, pero ésto es algo que aún habrá que estudiar.

Extrapolación a seres humanos

El reto ahora es doble:

    • Por un lado, aunque los resultados son espectaculares, queda la duda de si en seres humanos el cerebro se comportará igual que el de los ratones en estas circunstancias.
    • Por otro lado, el método de luz parpadeante activa ondas gamma únicamente en el córtex visual del cerebro, que de hecho es una de las últimas partes afectadas por el Alzheimer, así que es necesario encontrar un método no invasivo de activar la producción de ondas gamma en el cerebro.

Nos encontramos pues ante lo que puede ser uno de los avances más importantes en la lucha contra el Alzheimer, que si bien no implica una cura puede suponer un retraso e incluso  la detención de los síntomas de la que es la enfermedad neurodegenerativa con más impacto en el mundo.

 

Referencias:

Administrador
Buscador

Contacto

Suscríbete a nuestras novedades

Déjanos tu e-mail y te mantendremos informado...

Utilizamos cookies propias y de terceros de análisis de uso y medición para mejorar la experiencia de uso y contenidos de nuestra web. Al continuar con la navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies. Recuerda que puedes modificar esta configuración.
INDICE