TDAH. Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad.

Actividad metabólica cerebral en personas sin TDAH (izquierda) y con él (derecha): este síndrome conductual se asocia con patrones neurofisiológicos distintivos.
25 Junio 2019

El TDAH (Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad) es uno de los trastornos más comunes en la infancia e incluso en la adolescencia.

Afecta al 5% de la población infantil y también al 2,5% de los adultos. Cabe destacar además el carácter crónico de este trastorno. Esta cronicidad hace que los tratamientos sean muy prolongados y que aproximadamente el 50% de los niños y niñas afectados lo siga presentando en la edad adulta.

A lo largo de este artículo intentaremos desgranar de forma pormenorizada todos los aspectos claves de este trastorno (síntomas, causas, comorbilidad) de forma que podamos dar una visión general de lo que este supone.

 

¿Qué es el TDAH?

Cuando hablamos del Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad nos referimos a un trastorno que presenta un carácter neurobiológico y que tiene su origen en la infancia. El TDAH presenta un cuadro de síntomas que incluye déficit de atención, hiperactividad y también puede darse impulsividad, además también es frecuente que presente comorbilidad con otros trastornos.

Para llegar a un diagnóstico adecuado resulta vital la evaluación de los síntomas centrales, a los que hemos referencia anteriormente (déficit de atención, hiperactividad e impulsividad) y valorar si se presentan:

  • Antes de los 12 años
  • Con frecuencia e intensidad que se consideran normales teniendo en cuenta la edad y la etapa del desarrollo en la que el niño se encuentre.
  • Deterioro o interferencia importante en el rendimiento del niño en dos o más aspectos de su vida cotidiana. Entre esos aspectos podemos citar el ámbito escolar, el social o el familiar.
  • Que no estén causados por otro factor médico, un fármaco o alguna otra sustancia.

Aunque se tenga la sospecha de que un niño o niña pequeño puede presentar indicios, para poder dar un diagnóstico de TDAH es necesario que el niño haya superado los 6 años de edad. Reseñar que es frecuente que los primeros indicios de este trastorno se empiecen a notar en la edad escolar cuando empiezan a parecer las dificultades en el rendimiento y también en la relación con los iguales.

 

Diferentes tipos o presentaciones del TDAH

Los síntomas nucleares (déficit de atención, hiperactividad e impulsividad) son independientes entre sí. Además, hay que tener muy en cuenta las diferencias individuales entre los distintos casos, ya que no todo el mundo presenta los mismos síntomas ni en la misma intensidad.

Dentro de esta diversidad en la manifestación del trastorno, el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales en su última edición (DSM V) establece las siguientes presentaciones:

  • TDAH con predominancia del déficit de atención.
  • TDAH con predominancia de la hiperactividad y/o la impulsividad.
  • TDAH con presentación combinada de los tres síntomas nucleares

 

Causas del TDAH

En la actualidad aún no se conocen las causas de este trastorno. De hecho, los estudios parecen indicar que no hay una sola causa, sino que su aparición se debe a una interacción de factores de tipo genético, ambientales y psicosociales.

Factores genéticos

Probablemente sea el factor más relevante en la aparición del TDAH. Los estudios realizados con familias, niños adoptados y hermanos gemelos parecen apoyar la importancia de la carga genética en la aparición de este trastorno. Las estimaciones existentes establecen que un 76% de las causas pueden ser atribuidas a factores genéticos.

También en genética molecular se han hecho avances y aunque aún las investigaciones en este sentido tienen mucho camino que recorrer, si que se puede asociar el TDAH a marcadores en los cromosomas 4, 5, 6, 8, 11, 16 y 17.

Factores psicosociales

Aunque estos factores no se consideran determinantes en la aparición del Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad sí que tienen relevancia en él, sobre todo en la intervención en el mismo.

Entre estos factores podemos citar:

  • La familia y sus factores contextuales (estrés, problemas familiares)
  • Interacción entre padres e hijos
  • Interacción entre iguales.

Factores ambientales

Estos factores que vienen determinados por el ambiente se consideran factores de riesgo para la aparición del trastorno y en su mayoría tienen que ver con el parto, el embarazo y la primera infancia.

Entre esos factores ambientales están:

  • Nacimiento prematuro
  • Presencia de encefalopatía hipóxico-isquémica
  • Bajo peso en el nacimiento
  • Consumo de tabaco y alcohol de la madre durante el embarazo.

 

Síntomas del TDAH

Como hemos comentado ya anteriormente, existen 3 síntomas nucleares en el Trastorno del Déficit de Atención e Hiperactividad, estos son: falta de atención, hiperactividad e impulsividad. Esos síntomas principales pueden presentarse de forma independiente o con distinta intensidad en función del caso ante el que nos encontremos.

Para poder dar una visión más pormenorizada de este trastorno desarrollaremos cada uno de estos síntomas nucleares por separado.

Hiperactividad

Probablemente constituye uno de los síntomas más fáciles de reconocer. Una persona con hiperactividad presenta:

  • Movimiento en momentos en los que no resulta apropiado.
  • Dificultad para permanecer quieto.
  • Habla en exceso.
  • Realiza ruidos de forma constante incluso cuando realiza actividades sosegadas
  • Presenta dificultad para relajarse
  • Va cambiando de actividad sin haber terminado ninguna
  • Es inconstante.

Aunque este síntoma puede presentarse de distinta forma dependiendo de la etapa de la vida, la descripción de síntomas se mantendrá tanto para niños como para adultos.

Déficit de atención

Si antes decíamos de la hiperactividad que probablemente el síntoma más fácil de identificar en niños, cuando hablamos de la falta de atención nos encontramos con el más complicado.

Las personas con déficit de atención se caracterizan por:

  • Tener dificultades en atención sostenida.
  • No prestar atención a los detalles.
  • Presentar dificultades para terminar tareas.
  • Presentar dificultades para seguir instrucciones y órdenes
  • Ser desorganizados
  • Perder y olvidar objetos
  • Distraerse con facilidad
  • No terminar lo que inicia
  • Evitar actividades que requieren mantener la atención un tiempo prolongado
  • Cambiar de conversación de forma frecuente.
  • Dificultades para seguir las normas.

Este síntoma se suele empezar a detectar en la etapa escolar debido al mayor requerimiento cognitivo. En general, se suele mantener tanto en la adolescencia como en la edad adulta.

Impulsividad

Nos encontramos ante el que, posiblemente sea el síntoma menos frecuente de los tres. Se refiere a la dificultad para pararse a pensar antes de realizar una acción. Esto puede llevar a la persona a vivir situaciones peligrosas o conflictivas.

Cuando una persona presenta impulsividad sus características son:

  • Impaciencia
  • Problemas para aguardar su turno
  • No pensar antes de actuar
  • Interrumpir a los demás de forma constante
  • Presentar respuestas con prepotencia, espontáneas y dominantes
  • Tendencia a tocarlo todo
  • Frecuencia de conflictos

 

Comorbilidad

Cuando hablamos de comorbilidad nos referimos a los casos en los que el TDAH se presenta de forma conjunta con otro trastorno. Este hecho es bastante común en el Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad, presentando un porcentaje de comorbilidad del 70%.

Entre las comorbilidades más frecuentes pueden aparecer:

  • Trastorno de conducta
  • Trastorno de ansiedad
  • Trastorno negativista desafiante
  • Trastornos del estado de ánimo
  • Tics
  • Trastornos de aprendizaje

Cuando el TDAH tiene asociado otro trastorno, normalmente esto implica una complicación del diagnóstico, la evaluación y la respuesta al tratamiento.

 

Diagnóstico del TDAH

Con la información ya compartida en este artículo queda claro que hablamos de un trastorno claramente heterogéneo, lo cual implica que es difícil de diagnosticar.

Para llegar a un diagnóstico adecuado es necesario acudir a un profesional debidamente preparado para ello (psiquiatras, neuropediatras, neurólogos, pediatras o psicólogos).  En la evaluación realizada por los profesionales médicos nos encontraremos las siguientes partes.

Anamnesis

Consiste en una entrevista de tipo clínico en la que el profesional de la salud obtiene la información del paciente o en caso de que sea menor también de sus padres. La información recogida es:

  • Historia perinatal
  • Presencia de otros trastornos
  • Síntomas
  • Posibles antecedentes familiares

Exploración física

Este aspecto es fundamental para descartar otro tipo de trastorno que pueda estar provocando los síntomas que el paciente padece. Como ejemplo podemos citar que en caso de exista déficit de atención es necesario descartar los problemas de audición.

Comorbilidad

Como hemos visto anteriormente existe una alta probabilidad de comorbilidad del TDAH con otros trastornos, por este motivo es necesaria una evaluación exhaustiva de este aspecto, sobre todo con miras a recomendar un tratamiento lo más adecuado posible.

Evaluación psicopedagógica

También es necesario analizar la posible presencia de trastornos del aprendizaje. Se evalúa el rendimiento académico y para ello es necesario contar con la ayuda del equipo educativo del centro donde estudia.

Escalas e instrumentos de diagnóstico

Como complemento a la evaluación clínica y para afinar aún más el diagnóstico se pueden usar algunos procedimientos como son:

  • Escalas específicas para la evaluación del TDAH
  • Escalas de psicopatología en general
  • Entrevistas tanto estructuradas como semi estructuradas
  • Pruebas neuropsicológicas y de inteligencia
  • Otras exploraciones complementarias.

 

Tratamiento del TDAH

Como en la mayoría de las intervenciones, esta debería ser de carácter individualizado y multimodal. Es necesario que el paciente se encuentre en el centro del planteamiento de su tratamiento y que se tengan en cuenta sus necesidades tanto personales como familiares.

Una intervención multimodal tiene como objetivo disminuir los síntomas, así como también reducir las complicaciones que se derivan de padecer el trastorno y su impacto negativo en la calidad de vida del paciente y su entorno.

El tratamiento multimodal o combinado implica la presencia de tres tipos de intervención que pasamos a describir de una forma más detallada.

Tratamiento farmacológico

Es un tratamiento que debe ser prescrito por un especialista e implica tener unas consideraciones antes de recomendar su uso:

  • Tener en cuenta los síntomas que están presentes en el paciente.
  • Comorbilidad o trastornos asociados
  • Actitud de la familia y el paciente ante el uso de la medicación.
  • La falta de respuesta a un fármaco tomado previamente
  • Duración del efecto del tratamiento
  • Facilidad de administración

El principal objetivo del tratamiento con fármacos es la disminución de los síntomas nucleares para conseguir mejorar la calidad de vida del paciente. También intentan reducir las complicaciones derivadas del TDAH, como por ejemplo, la reducción del rendimiento escolar.

Dentro de los tratamientos farmacológicos más usados podemos diferenciar:

  • Tratamientos estimulantes: Estimula el Sistema Nervioso Central reduciendo la recaptación de dopamina y noradrenalina y aumentando su concentración dentro del espacio presináptico.
  • Tratamientos nos estimulantes: Inhibe la recaptación de noradrenalina y también actúa sobre la dopamina a nivel cortical.

En la actualidad la duración de la intervención farmacológica depende de la evolución del paciente. Hay casos en los que se establecen periodos de descanso, siempre con el acuerdo de médico, paciente y familia. Estos casos son:

  • Periodos ventana: Se realizan 15 días sin tratamiento cada uno o dos años. Su objetivo es valorar la necesidad del mantenimiento de ese tratamiento.
  • Vacaciones terapéuticas: En ciertos casos la familia puede solicitar al médico un periodo sin medicación durante las vacaciones de verano.
  • Días de olvido: Si un día se olvida la toma de medicación este hecho puede usarse para realizar una comparativa entre los días en los que se toma la medicación y los que no se toma.

Tratamiento psicológico

La terapia no solo se aplica al paciente en cuestión sino también a su entorno y va encaminada a disminuir las consecuencias producidas por el trastorno y propiciar una mayor calidad de vida. Dentro de las intervenciones que se pueden llevar a cabo se encuentran:

  • Terapia cognitivo-conductual.
  • Técnicas de autocontrol
  • Técnicas de resolución de problemas
  • Entrenamiento en habilidades sociales
  • Intervención con padres y familiares

Tratamiento psicopedagógico

Este tratamiento busca responder a las necesidades educativas del paciente propiciando un mejor rendimiento en sus actividades escolares y también un aprendizaje más efectivo. El niño aprenderá a compensar sus déficits por medio de la potenciación de sus habilidades.

En este tipo de intervenciones es primordial la implicación del personal del centro, tanto en la formación y adquisición de conocimientos sobre el TDAH como también en el desarrollo de actividades y métodos que permitan al niño un mejor aprendizaje.

Dentro de las intervenciones psicopedagógicas encontramos:

  • Anticipación: Se trabaja la capacidad para prepararse a la hora de iniciar alguna actividad.
  • Planificación: Trabajar la capacidad de establecer los pasos necesarios para llevar a cabo cualquier actividad que el niño se proponga hacer.
  • Monitorización: Se trabaja la capacidad del niño para que sea capaz de evaluar como esta desarrollando o como ha hecho una tarea y así poder corregir los posibles errores cometidos en su desempeño.
  • Organización: Por ejemplo, se trabaja la organización de las tareas cotidianas.
  • Evaluación: Adaptación de los métodos de evaluación para que al niño le sea más sencillo, por ejemplo, completar los exámenes.
  • Establecer rutinas: Favorece la adaptación del niño al funcionamiento normal de la clase.

 

Principales características de las personas con TDAH en función de su edad

Para finalizar este artículo os presentamos un listado de las principales características de las personas con TDAH ya que varía en función de esa variable.

TDAH en los niños

  • Entregan los deberes sin terminar
  • Tareas poco y mal organizadas
  • Habla impulsiva
  • Interrumpen constantemente
  • En ocasiones pueden mostrarse agresivos
  • Se distraen con mucha facilidad
  • Pueden presentar conductas disruptivas
  • Dificultades para aceptar las normas y las tareas
  • Incapacidad para esperar su turno
  • Con frecuencia tienen problemas para pensar antes de actuar
  • Dificultad para establecer orden y prioridades
  • Pierden u olvidan cosas
  • Parecen no prestar atención cuando se les habla
  • Se levantan del asiento a menudo
  • Movimientos frecuentes de manos y pies.

TDAH en adolescentes

  • Dificultades de concentración
  • Evitan tareas que requieren un esfuerzo atención prolongado
  • Puede existir incapacidad para permanecer quietos
  • Puede aparecer onicofagia
  • Pueden interrumpir con frecuencia invadiendo el espacio de los demás.
  • Déficits en las habilidades sociales
  • Falta de organización y planificación
  • Poca integración en el grupo de iguales
  • Pocos amigos
  • Frecuentes cambios de humor

TDAH en la edad adulta

  • Actividad constante
  • Sobrecarga en sus horarios
  • Eligen trabajos que le requieran una mayor ocupación
  • Se pueden llegar a convertir en adictos al trabajo
  • Problemas de concentración y atención
  • Incapacidad para organizar tareas y trabajos
  • Dificultad para finalizar proyectos
  • Dificultades de gestión del tiempo
  • Se olvidan de las cosas con facilidad
  • Terminan las relaciones súbitamente
  • Cambios de trabajo constante
  • Impacientes en la realización de actividades
  • Pérdidas del control
  • Conducción temeraria
  • Alto número de multas de tráfico
  • Más propensos al consumo de tóxicos.

 

Te puede interesar...

 

 

Administrador
Buscador

Contacto

Suscríbete a nuestras novedades

Déjanos tu e-mail y te mantendremos informado...

Software DELSOL se compromete con la privacidad de tus datos

Te explicamos de manera resumida cómo trataremos tus datos personales.

¿Quién es el Responsable del tratamiento de tus datos?

Software del Sol S. A., con NIF número A-11682879 y domicilio en Geolit, P. Tecnológico. C/ Las Villas 9. 23620. Mengíbar (Jaén). Dirección de correo electrónico: info@sdelsol.com.

¿Con qué finalidad tratamos tus datos personales?

Tratamos la información que nos facilitas con el fin de enviarte información, promoción y publicidad relacionada con nuestros productos y servicios por cualquier medio (postal, email o teléfono). Tranquilo, no te abrumaremos con demasiada información.

¿Por cuánto tiempo conservamos tus datos?

Los datos personales que nos proporciones se conservarán hasta la adjudicación de un puesto de trabajo o no solicites la supresión de los mismos.

¿Cuál es la legitimación para el tratamiento de tus datos?

La base legal para el tratamiento de tus datos está basada en el consentimiento que te solicitamos al recabar esos datos y/o en la necesidad de contar con los mismos para cumplir con la finalidad para los que han sido recabados.

¿Comunicaremos tus datos a terceros?

No, a menos que la ley nos obligue.

¿Cuáles son tus derechos cuando nos facilitas tus datos?

Tienes derecho a obtener confirmación sobre si en SOFTWARE DELSOL S.A. estamos tratando tus datos personales, por tanto, tienes derecho a acceder a tus datos personales, rectificar los datos inexactos o solicitar su supresión cuando los datos ya no sean necesarios.

Si quieres conocer con más detalle cómo tratamos tus datos consulta nuestra Política de Privacidad.

© Copyright 2019 | Política de privacidad | Cookies | Desarrollo web: Software DELSOL

InicioContacto
Utilizamos cookies propias y de terceros de análisis de uso y medición para mejorar la experiencia de uso y contenidos de nuestra web. Al continuar con la navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies. Recuerda que puedes modificar esta configuración.
INDICE