Basado en la evidencia

Trabajos de investigación

Nuestro staff científico llevó a cabo un análisis detallado de las publicaciones científicas más relevantes al respecto realizadas hasta el momento.

Este trabajo pretendía varias cuestiones. Por una parte conocer la eficacia de las intervenciones basadas en programas (en especial si usan tareas computarizadas), en las poblaciones objetivos (personas mayores sanas, deterioro cognitivo leve y demencia en prrimeros estadios, fundamentalmente). Por otra se deseaba conocer también las características que debe reunir un programa, así como las áreas a entrenar para optimizar los resultados, y a partir de aquí realizar el diseño de nuestra plataforma. Y finalmente identificar todas aquellas tareas (tanto tareas clásicas de entrenamiento cognitivo, como tareas de carácter más innovador usadas en los programas estudiados) que habían recibido un importante respaldo empírico para incluir la correspondiente adaptación en nuestro programa.

Para el análisis se seleccionaron una serie de metanálisis y trabajos de revisión publicados a partir de 2008. Se consideraron prioritariamente aquellas revisiones sobre deterioro cognitivo leve. Además, se incluyeron dos revisiones (Kuider et al., 2012 y Papp et al, 2009) con mayores sanos.

Tras una primera búsqueda se obtuvo un listado de 110 estudios que aparecían en los trabajos anteriores. De estos finalmente accedió a 70 (se enumeran en el último punto) que se analizaron atendiendo a los siguientes aspectos:

  1. Participantes. Número y estatus (con salud, con deterioro cognitivo, etc). Asignación a grupos.
  2. Tipo de entrenamiento: computerizado, enseñanza de estrategias, basado en consejos de salud, basado en ejercicio físico, psicológicos (p.e., emocionales), videojuegos. Como puede apreciarse en la gráfica algo más de la mitad (35) incluían algún grupo en el que administraron tareas por ordenador o similar.
  3. Naturaleza y tipo de entrenamiento: duración, contenidos, ejercicios...
  4. Tipo de medidas incluidas: inmediatas, a medio o largo plazo, de generalización.
  5. Tipo de efectos obtenidos: a) efectos inmediatos (tras el entrenamiento), b) efectos a medio/largo plazo, c) efectos de transferencia (p.e., a habilidades no entrenadas), d) efecto en la valoración subjetiva, y e) efecto a nivel emocional.

Tipo de entrenamiento

Número de programas en función del tipo de entrenamiento. En algunos estudios pueden incluirse distintas modalidades de entrenamiento.

Conclusiones de los metanálisis

Los términos “estimulación cognitiva”, “entrenamiento cognitivo” y “rehabilitación cognitiva” hacen referencia a tipos de intervenciones diferentes que deben tenerse en cuenta a la hora de analizar la eficacia de la intervención cognitiva en mayores.

Recientemente Aguirre, Woods, Spector & Orrell (2013) ha realizado una revisión en la que examinan la efectividad de la estimulación cognitiva en personas con demencia, encontrando efectos beneficiosos no sólo sobre su desempeño cognitivo, sino también en medidas de autoevaluación sobre bienestar y calidad de vida.

Gran parte de los estudios de revisión sobre intervención cognitiva se han centrado en analizar la eficacia de los programas de entrenamiento cognitivo, encontrando que estos presentan una gran variabilidad en cuanto a destinatarios, tipo de entrenamiento y áreas trabajadas.

Entre los estudios con mayores saludables Papp et al. (2009) realizan una revisión de 10 artículos en la que analizan la efectividad del entrenamiento cognitivo así como su eficacia a la hora de retrasar el deterioro cognitivo producido con el paso del tiempo. Respecto a su efectividad, los resultados sugieren que el entrenamiento cognitivo produce una mejora inmediata de la ejecución en aquellas tareas relacionadas con las áreas entrenadas.

En otro estudio con adultos sanos se ha examinado la eficacia de diferentes formas de entrenamiento cognitivo. Kuider et al (2012) revisan 38 investigaciones que se organizan en tres categorías: a) tareas de entrenamiento clásicas administradas por ordenador (21 estudios), b) Software neuropsicológico (9 estudios) que incluyen programas c) Videojuegos.

Los autores concluyen en primer lugar que el entrenamiento cognitivo clásico (es decir tareas cognitivas) administrado por ordenador mejora el tiempo de reacción, la velocidad de procesamiento, la memoria de trabajo, las funciones ejecutivas, la habilidad viso-espacial y la atención. En segundo lugar, el software neuropsicológico también produce un efecto positivo. Parece que resulta más efectivo en las áreas de memoria y habilidad viso-espacial que en atención y función ejecutiva. Finalmente, practicar videojuegos también tiene un efecto positivo.

Otros estudios han examinado la eficacia de programas que trabajan distintos ámbitos cognitivos en personas tanto sanas como con deterioro cognitivo. En la revisión realizada por Reijnders, van Heugten y Boxtel (2013), se encuentra que las intervenciones realizadas mejoran la memoria, las funciones ejecutivas, la velocidad de procesamiento, la atención, la inteligencia fluida, y la autoevaluación sobre el propio desempeño cognitivo. Sin embargo, la mayoría de estos resultados parecen encontrarse en personas mayores sin deterioro, mientras que las mejoras son mucho menos evidentes en personas con deterioro cognitivo leve.

Respecto a los estudios centrados en ver los efectos de la intervención cognitiva en personas con DCL, Lí et al. (2011) han realizado una revisión de 17 estudios basados en tareas computarizadas. Los resultados en general parecen indicar que se consigue una mejora en distintas áreas de funcionamiento cognitivo, como son: memoria episódica, memoria semántica, funcionamiento ejecutivo/memoria de trabajo, habilidad viso-espacial, atención/velocidad de procesamiento. También mejora la percepción de estas personas de sus niveles de ansiedad y funcionamiento general.

Por otra parte Gates et al., (2011) evalúan la eficacia del entrenamiento con estrategias de memoria o ejercicios cognitivos en personas con Deterioro Cognitivo Leve. Encuentran que la variedad de las medidas de resultado que se emplean limita la evaluación de la eficacia, pero parecen obtenerse ventajas en medidas cognitivas y del estado de ánimo al realizar ejercicios computarizados que si se entrenan estrategias de memoria utilizando papel y lápiz. También parece obtenerse una mejora en la función cognitiva global abarcando varios dominios cognitivos con ejercicio cognitivo que entrenando estrategias de memoria. Los resultados señalan, además, que el entrenamiento cognitivo que abarca múltiples dominios cognitivos parece tener mayores beneficios que el entrenamiento en un solo dominio, y que su eficacia puede depender del tipo de población al que va dirigido. Así por ejemplo, el entrenamiento solo en estrategias de memoria parece no tener un efecto positivo sobre las funciones cognitivas en personas sanas o con deterioro cognitivo leve, aunque puede ser beneficioso para personas con demencia.

Más recientemente González et al. (2012) realizan otra revisión de 17 estudios, de los cuales, 12 se basan en métodos de intervención cognitiva tradicional y 5 en métodos de intervención basados en el empleo del ordenador. Aunque existe una amplia heterogeneidad en las características de los programas de intervención dirigidos a personas con Deterioro Cognitivo Leve, los resultados en general sugieren que ambos métodos de intervención pueden resultar de utilidad para optimizar el funcionamiento cognitivo de estas personas.

Respecto a la eficacia de los programas basados en el uso del ordenador, los resultados parecen señalar efectos positivos en diferentes funciones cognitivas: memoria de trabajo, memoria visual y espacial, así como en velocidad de procesamiento de la información. Además también presentan efectos positivos en otros ámbitos, como la percepción subjetiva de memoria y los síntomas de ansiedad y depresión.

Mientras que los estudios anteriormente señalados examinan la eficacia de las intervenciones en distintas áreas conjuntamente, otros estudios analizan la eficacia del entrenamiento específico en memoria. Stott & Spector (2011] examinan a través de 10 estudios la eficacia del entrenamiento específico en memoria para personas con Deterioro Cognitivo Leve. Los resultados proporcionan alguna evidencia de que la intervención en memoria puede facilitar el aprendizaje de nueva información relevante para estas personas y que el uso de estrategias, como el aprendizaje sin error, puede resultar útil. No hay evidencias claras de que estos resultados puedan generalizarse a tareas no entrenadas o producir mejoras en el funcionamiento diario.

Entre los estudios de revisión que examinan la rehabilitación cognitiva Correa et al., (2008) revisan los estudios científicos sobre entrenamiento en esta técnica de intervención. Recomiendan rehabilitación neuropsicológica con la estrategia de Aprendizaje Sin Error, en pacientes con quejas cognitivas, deterioro cognitivo leve y demencia pre-clínica.

Resultados generales de los estudios revisados

Respecto a cada uno de los estudios revisados, se han categorizado los efectos obtenidos en los resultados como: inmediatos, a medio/largo plazo, de transferencia, valoración subjetiva y emocionales, valorando en cada uno de ellos si se da un efecto claro, algún o ningún efecto y si ese tipo de efecto no ha sido evaluado. Como puede observarse en las siguientes gráficas, más de un 60% de los estudios obtienen un efecto inmediato claro que no se mantiene a medio o largo plazo. Durante el periodo de seguimiento, menos de un 10% obtiene un efecto claro y en la mayoría de los estudios, un 62%, no se evalúa (véanse las figuras).

Efecto inmediato

Medio/largo plazo

En cuanto a la transferencia a tareas no entrenadas, en la mayoría de los casos (46%) se obtiene algún efecto, siendo claro para un 29% de los estudios. Finalmente, en la inmensa mayoría los estudios no se mide la valoración subjetiva de los participantes en las mejoras obtenidas ni tampoco efectos de tipo emocional (véanse figuras).

Transferencia

Valoración subjetiva

Efecto emocional

Conclusiones respecto a los programas de entrenamiento

Frente a los métodos tradicionales de entrenamiento cognitivo, en los últimos años se ha producido un auge en el uso de ordenadores como herramienta atractiva y ventajosa de presentar las actividades de optimización. Entre algunas de sus ventajas se encuentran la posibilidad de individualizar el tratamiento a las necesidades de la persona (al permitir gestionar y variar los materiales de la intervención), la posibilidad de dar retroalimentación inmediata sobre la ejecución, la utilización de estímulos que resultan atractivos y motivantes, el bajo coste de implementar este tipo de entrenamiento, la posibilidad de hacer un seguimiento a distancia.

Los programas revisados se pueden analizar en función de la población a la que van dirigidos, la variedad de habilidades cognitivas que entrenan, el tipo de tarea que incluyen, el atractivo de la interfaz y aspectos motivacionales, así como por la evidencia empírica que los apoya.

En cuanto la población a la que van dirigidos, la mayoría de los programas se pueden aplicar en la población general, en mayores, o en personas con deterioro cognitivo leve. Este resultado coincide con la literatura, que indica que el entrenamiento cognitivo es efectivo en este tipo de poblaciones, si bien lo es bastante menos en el caso de personas con demencias en un estado avanzado (Aguirre et al, 2013). En cualquier caso, esta conclusión depende del tipo de entrenamiento, ya que cuando se entrenan estrategias de memoria pueden encontrarse efectos beneficiosos incluso en personas con demencia (Gates et al, 2010).

La variedad de las habilidades cognitivas que se entrenan es también bastante amplia. Esto podría multiplicar las posibilidades de encontrar efectos beneficiosos, ya que en cualquier actividad de la vida cotidiana interviene al mismo tiempo más de una habilidad cognitiva. La investigación realizada sugiere esta misma conclusión, ya que el entrenamiento computerizado en múltiples dominios conduce a mejores resultados (Gates et al, 2010). Frente a estas ventajas, un inconveniente es que no se puede saber cuál es el proceso entrenado que realmente produce las mejores, ni en qué medida o en qué circunstancias, por lo que resulta más complicado diseñar programas que maximicen los efectos del entrenamiento.

Las áreas cognitivas que se entrenan en la mayoría de los programas incluyen la atención, la memoria de trabajo y las funciones ejecutivas. Habida cuenta del uso tan extendido de ejercicios para entrenar estas áreas, la ausencia de alguna de ellas en un programa podría considerarse una carencia.

En menor medida, los programas incluyen ejercicios para entrenar el razonamiento, la velocidad de procesamiento, o el lenguaje. Finalmente, otras áreas menos representadas abarcan desde la percepción auditiva hasta la orientación visoespacial. La inclusión de ejercicios para entrenar este tipo de áreas dependerá de los objetivos del programa.

Revisiones científicas y metanálisis analizados

  • Ackerman PL, Kanfer R, Calderwood C (2010) Use it or lose it? Wii brain exercise practice and reading for domain knowledge. Psychol Aging: 25(4): 753– 766.
  • Akhtar S, Moulin CJA, Bowie PCW. Are people with mild cognitive impairment aware of the benefits of errorless learning? Neuropsychol Rehabil 2006; 16: 329-­-346.
  • Bailey, H., Dunlosky, J., Hertzog, C., 2010. Metacognitive training at home: does it improve older adults’ learning? Gerontology 56 (4), 414– 420.
  • Ball K, Berch DB, Helmers KF, et al. Effects of cognitive training interventions with older adults: A randomized controlled trial. J Am Med Assoc 2002; 288: 2271-­-2281.
  • Ball, K, Edwards, J.D., Ross, L.A. (2007). The impact of speed of processing training on cognitive and everyday functions, Journal of Gerontology, 62B, 19-­-31
  • Banningh, L.W.A.J.-­-W., Prins, J.B., Vernooij-­- Dassen, J.F.J.M., Wijnen, H.H., Olde Rikkert, M.G.M., Kessels, R.P.C., 2010. Group therapy for patients with mild cognitive impairment and their significant others: results of a waiting-­-list controlled trial. Gerontology, doi:10.1159/000315933.
  • Barnes D, Yaffe K, Belfor N, Jagust W, DeCarli C, Reed B, Kramer J: Computer-­-based cognitive training for mild cognitive impairment. Results from a pilot randomised, controlled trial. Alzheimer Disease and Associated Disorders 2009, 23(3):205-­-210.
  • Basak, C., et al., 2008. Can training in a real-­-time strategy video game attenuate cognitive decline in older adults? Psychology and Aging 23 (4), 765–777.
  • Belchior PDC (2008) Cognitive training with video games to improve driving skills and driving safety among older adults [dissertation]. ProQuest Information & Learning.
  • Belleville S, Gilbert B, Fontaine F, Gagnon L, Menard E, Gauthier S: Improvement of episodic memory in persons with mild cognitive impairment and healthy older adults: evidence from a cognitive intervention program. Dementia & Geriatric Cognitive Disorders 2006, 22(5-­- 6):486-­-499.
  • Berry, A.S., et al., 2010. The influence of perceptual training on working memory in older adults. PLoS One 5 (7), e11537.
  • Bisson E, Contant B, Sveistrup H,Lajoie Y (2007) Functional balance and dualtask reaction times in older adults are improved by virtual reality and biofeedback training. Cyberpsychol Behav: 10(1): 16–23.
  • Borella, E., et al., 2010. Working memory training in older adults: evidence of transfer and maintenance effects. Psychology and Aging 25 (4), 767–778.
  • Bottino, C.M.C., Carvalho, I.A.M., Alvarez, A.M., Avila, R., Zukauskas, P.R., Bustamante, S.E.Z., Andrade, F.C., Hototian, S.R., Saffi, F., Camargo, C.H.P., 2005. Cognitive rehabilitation combined with drug treatment in Alzheimer’s disease patients: a pilot study. Clinical Rehabilitation 19, 861–869.
  • Buiza, C., et al., 2008. A randomized, two-­-year study of the efficacy of cognitive intervention on elderly people: the Donostia Longitudinal Study. International Journal of Geriatric Psychiatry 23 (1), 85–94.
  • Buschert, V. C., Friese, U., Teipel, S. J., Schneider, P., Merensky, W., Rujescu, D., et al. (2011). Effects of a newly developed cognitive intervention in amnestic mild cognitive impairment and mild Alzheimer’s disease: a pilot study. Journal of Alzheimer’s Disease, 25, 679– 694.
  • Buschkuehl M, Jaeggi SM, Hutchison S, Perrig-­- Chiello P, Dapp C, et al. (2008) Impact of working memory training on memory performance in old-­-old adults. Psychol Aging: 23(4): 743–753.
  • Buschkuehl, M., et al., 2008. Impact of working memory training on memory performance in old–old adults. Psychology and Aging 23 (4), 743–753.
  • Carlson, M.C., et al., 2008. Exploring the effects of an everyday activity program on executive function and memory in older adults: experience corps. Gerontologist 48 (6), 793–801.
  • Cassavaugh ND, Kramer AF (2009) Transfer of computer-­-based training to simulated driving in older adults. Appl Ergon: 40(5): 943–952.
  • Chapman, S.B., Weiner, M.F., Rackley, A., Hynan, L.S., Zientz, J., 2004. Effects of cognitive-­- communication stimulation for Alzheimer’s disease patients treated with donepezil. Journal of Speech, Language, and Hearing Research 47 (5), 1149–1163.
  • Cipriani G, Bianchetti A, Trabucchi M. Outcomes of a computer-­-based cognitive rehabilitation program on Alzheimer’s disease patients compared with those on patients affected by mild cognitive impairment. Arch Gerontol Geriatr 2006; 43: 327-­-335.
  • Clare L, van Paasschen J, Evans SJ, et al: Goal-­- oriented cognitive rehabilitation for an individual with Mild Cognitive Impairment: behavioural and neuroimaging outcomes. Neurocase 2009; 16: 1– 14.
  • Dustman RE, Emmerson RY, Steinhaus LA, Shearer DE, Dustman TJ (1992) The effects of videogame playing on neuropsychological performance of elderly individuals. J Gerontol: 47(3): P168–71.
  • Fairchild, J.K., Scogin, F.R., 2010. Training to Enhance Adult Memory (TEAM): an investigation of the effectiveness of a memory training program with older adults. Aging and Mental Health 14 (3), 364–373.
  • Goldstein JH, Cajko L, Oosterbroek M, Michielsen M, van Houten O, et al. (1997) Video games and the elderly. Soc Behav Personal: 25(4): 345–352.
  • Greenaway, M. C., Hanna, S. M., Lepore, S. W., & Smith, G. E. (2008). A behavioral rehabilitation intervention for amnestic mild cognitive impairment. Am J Alzheimers Dis Other Demen, 23(5), 451-­-461.
  • Gunther VK, Schafer P, Holzner BJ, Kemmler GW: Long-­-term improvements in cognitive performance through computer-­-assisted cognitive training: A pilot study in a residential home for older people. Aging and Mental Health 2003, 7(3):200-­-206.
  • Hampstead, B. M., Sathian, K., Moore, A. B., Nalisnick, C., & Stringer, A. Y. (2008). Explicit memory training leads to improved memory for face-­-name pairs in patients with mild cognitive impairment: results of a pilot investigation. J Int Neuropsychol Soc, 14(5), 883-­-889.
  • Hastings, E.C., West, R.L., 2009. The relative success of a self-­-help and a groupbased memory training program for older adults. Psychology and Aging 24 (3), 586–594.
  • Jean, L., Simard, M., Wiederkehr, S., Bergeron, M. E., Turgeon, Y., Hudon, C., et al. (2010). Efficacy of a cognitive training programme for mild cognitive impairment: results of a randomised controlled study. Neuropsychol Rehabil, 20(3), 377-­-405.
  • Joosten-­-Weyn Banningh, L. W., Kessels, R. P., Olde Rikkert, M. G., Geleijns-­-Lanting, C. E., & Kraaimaat, F. W. (2008). A cognitive behavioural group therapy for patients diagnosed with mild cognitive impairment and their significant others: feasibility and preliminary results. Clin Rehabil, 22(8), 731-­-740.
  • Kinsella, G. J., Mullaly, E., Rand, E., Ong, B., Burton, C., Price, S., et al. (2009). Early intervention for mild cognitive impairment: a randomised controlled trial. J Neurol Neurosurg Psychiatry, 80(7), 730-­-736.
  • Klusmann, V., et al., 2010. Complex mental and physical activity in older women and cognitive performance: a 6-­-month randomized controlled trial. The Journal of Gerontology. Series A, Biological Sciences and Medical Sciences 65 (6), 680–688.
  • Kurz, A., Pohl, C., Ramsenthaler, M., & Sorg, C. (2009). Cognitive rehabilitation in patients with mild cognitive impairment. Int J Geriatr Psychiatry, 24(2), 163-­-168.
  • Levine B, Robertson IH, Clare L, et al. Rehabilitation of executive functioning: An experimental-­-clinical validation of Goal Man-­- agement Training. J Int Neuropsychol Society 2000; 6: 299-­-312.
  • Li S, Schmiedek F, Huxhold O, Rocke C, Smith J, et al. (2008) Working memory plasticity in old age: Practice gain, transfer, and maintenance. Psychol Aging: 23(4): 731–742.
  • Londos, E., Boschian, K., Linden, A., Persson, C., Minthon, L., & Lexell, J. (2008). Effects of a goal-­- oriented rehabilitation program in mild cognitive impairment: a pilot study. Am J Alzheimers Dis Other Demen, 23(2), 177-­-183.
  • Mahncke HW, Connor B, Appelmann J, et al.: Memory enhancement in healthy older adults using a brain plasticitybased training program: a randomized controlled study. Proc Natl Acad Sci U S A 2006, 103:12523–12528.
  • Margrett JA, Willis SL. In-­-home cognitive training with older married couples: individual versus collaborative learning. Neuropsychol DevCogn B Aging Neuropsychol Cogn 2006; 13: 173–95.
  • JJr., G., et al., 2010. The SeniorWISE study: improving everyday memory in older adults. Archives of Psychiatric Nursing 24 (5), 291–306.
  • Mozolic, J.L., et al., 2011. A cognitive training intervention improves modalityspecific attention in a randomized controlled trial of healthy older adults. Neurobiology of Aging 32 (4), 655–668.
  • Ng, S., Lo, A., Lee, G., Lam,M., Yeong, E., Koo, M., Tsoi, S., Chow, D., Lau, O., Fung, K., Lai, A., Fung, D., Tam, A., So, S., Lau, V., 2006. Report of the outcomes of occupational therapy programmes for elderly persons with mild cognitive impairment (MCI) in community elderly centres. Hong Kong J. Occup. Ther. 16, 16–22.
  • Noice, H., Noice, T., 2009. An arts intervention for older adults living in subsidized retirement homes. Neuropsychology, Development, and Cognition. Section B, Aging, Neuropsychology and Cognition 16 (1), 56–79.
  • Onder, G., Zanetti, O., Giacobini, E., Frisoni, G.B., Bartorelli, L., et al., 2005. Reality orientation therapy combined with cholinesterase inhibitors in Alzheimer’s disease: randomised controlled trial. British Journal of Psychiatry 187, 450–455.
  • Oswald W, Gunzelmann T, Rupprecht R: Differential effects of single versus combined cognitive and physical training with older adults: the SimA study in a 5-­-year perspective. Eur J Ageing 2006, 3:179–192.
  • Oswald WD, Rupprecht R, Gunzelmann T, Tritt K. The SIMA-­-project: effects of 1 year cognitive and psychomotor training on cognitive abilities of the elderly. Behav Brain Res 1996; 78: 67–72.
  • Peretz C, Korczyn AD, Shatil E, Aharonson V, Bimboim S, et al. (2011) Computer-­-based, personalized cognitive training versus classical computer games: A randomized double-­-blind prospective trial of cognitive stimulation. Neuroepidemiology: 36(2): 91–99.
  • Poon, P., Hui, E., Dai, D., Kwok, T., Woo, J., 2005. Cognitive intervention for community-­-dwelling older persons with memory problems: telemedicine versus face-­-to-­-face treatment. Int. J. Geriatr. Psychiatry 20, 285–286.
  • Rapp S, Brenes G, Marsh AP: Memory enhancement training for older adults with mild cognitive impairment: a preliminary study. Aging & Mental Health 2002, 6(1):5-­-11.
  • Rasmunsson DX, Rebok GW, Bylsma FW, Brant J. Effects of three types of memory training in normal elderly. Neuropsychol Dev Cogn B Aging Neuropsychol Cogn 1999; 6: 56–66.
  • Rebok GW, Rasmusson DX, Brandt J (1996) Prospects for computerized memory training in normal elderly: Effects of practice on explicit and implicit memory tasks. Appl Cogn Psych 10(3): 211–223.
  • Richmond, L.L., et al., 2011. Working memory training and transfer in older adults. Psychology and Aging 26 (4), 813–822.
  • Roenker DL, Cissell GM, Ball KK, Wadley VG, Edwards JD (2003) Speed-­-ofprocessing and driving simulator training result in improved driving performance. J Hum Fact Ergon Soc: 45: 218–233.
  • Rozzini L, Costardi D, Chilovi VB, Franzoni S, Trabucchi M, Padovani A. Efficacy of cognitive rehabilitation in patients with mild cognitive impairment treated with cholinesterase inhibitors. Int J Geriatr Psychiatry 2007; 22: 356-­- 360.
  • Slegers, K., van Boxtel, M.P., Jolles, J., 2008. Effects of computer training and Internet usage on the well-­-being and quality of life of older adults: a randomized, controlled study. Journals of Gerontology. Series B, Psychological Sciences and Social Sciences 63 (3), 176–184.
  • Smith, G.E., et al., 2009. A cognitive training program based on principles of brain plasticity: results from the Improvement in Memory with Plasticity-­-based Adaptive Cognitive Training (IMPACT) study. Journal of the American Geriatrics Society 57 (4), 594–603.
  • Spector, A., Thorgrimsen, L., Woods, B., Royan, L., Davies, S., Butterworth, M., et al., 2003. Efficacy of an evidence-­-based cognitive stimulation therapy programme for people with dementia: randomised controlled trial. British Journal of Psychiatry 183, 248–254.
  • Talassi E, Guerrecshi M, Feriani M, Fedi V, Bianchetti A, Trabucci M. Effectiveness of a cognitive rehabilitation program in mild dementia (MD) and mild cognitive impairment (MCI): a case control study. Arch Gerontol Geriatr 2007;44(Suppl 1):391-­-399.
  • Talib, L.L., et al., 2008. Cognitive training increases platelet PLA2 activity in healthy elderly subjects. Prostaglandins Leukotrienes and Essential Fatty Acids 78 (4–5), 265–269.
  • Torres A (2008) Cognitive effects of video games on older people. ICDVRAT: 19: 191–198.
  • Troyer A, Murphy K, Anderson N, Moscovitch M, Craik FI: Changing everyday memory behaviour in amnestic mild cognitive impairment: A randomised controlled trial. Neuropsychological Rehabilitation 2008, 18(1):65-­-88.
  • Unverzagt, F. W., Smith, D. M., Rebok, G. W., Marsiske, M., Morris, J. N., Jones, R., et al. (2009). The Indiana Alzheimer Disease Center’s Symposium on Mild Cognitive Impairment. Cognitive training in older adults: lessons from the ACTIVE Study. Curr Alzheimer Res, 6(4), 375-­- 383.
  • Vance D, Dawson J, Wadley V, Edwards JD, Roenker D, et al. (2007) The Accelerate Study: The longitudinal effect of speed of processing training on cognitive performance of older adults. Rehabil Psychol: 52(1): 89–96.
  • Wadley VG, Benz RL, Ball KK, Roenker DL, Edwards JD, et al. (2006) Development and evaluation of home-­-based speed-­-of-­-processing training for older adults. Arch Phys Med Rehabil: 7(6): 757–763.
  • Wenisch E, Cantegreil-­-Kallen I, De Rotrou J, Garrigue P, Moulin F, Batouche F, Richard A, De Sant’anna M, Rigaud AS: Cognitive stimulation intervention for elders with mild cognitive impairment compared with normal aged subjects: preliminary results. Aging Clinical & Experimental Research 2007, 19(4):316-­-322.
  • Willis S, Tennstedt SL, Marsiske M: Long term effects of cognitive training on everyday functional outcomes in older adults. JAMA 2006, 296:2805–2814.
  • Willis SL, Tennstedt SL, Marsike M, Ball K, Elias J, Koepke KM, et al. Long-­-term effects of cognitive training on everyday functional out-­-comes in older adults. JAMA 2006; 296:2805.
  • Winocur G, Craik FIM, Levine B, et al. Cognitive rehabilitation in the elderly: Overview and future directions. J Int Neuropsychol Society 2007; 13: 166-­-171.

Contacto

Suscríbete a nuestras novedades

Déjanos tu e-mail y te mantendremos informado...

Utilizamos cookies propias y de terceros de análisis de uso y medición para mejorar la experiencia de uso y contenidos de nuestra web. Al continuar con la navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies. Recuerda que puedes modificar esta configuración.