La plasticidad neuronal

11 Mayo 2017

Que el cerebro es un órgano extremadamente complejo está claro, aún así cuesta entender cómo es posible que un órgano con apenas 1 kilo y medio de peso siga siendo tan difícil de entender aún con las técnicas actuales. Uno de los motivos que lo hace tan complejo es que en realidad cada cerebro es único y esto es debido en parte a la neuroplasticidad o plasticidad neuronal.

Qué es la plasticidad neuronal

La plasticidad neuronal es lo que concede al cerebro la capacidad de aprender. Toda la información que llega a nuestro cerebro a través de estímulos sensoriales viaja a través de las neuronas, pero si éstas fueran elementos estáticos un mismo impulso siempre generaría la misma respuesta, lo que nos convertiría en una especie de autómatas. Lo que nuestro cerebro consigue para evitar esto es que si un grupo de neuronas se activa a la vez cuando se realiza alguna acción estas neuronas comienzan a agruparse, tanto físicamente como a nivel químico, favoreciendo su comunicación.

Por poner un ejemplo cuando percibimos el olor de nuestro plato preferido normalmente lo vemos, esto hace que los circuitos que activa el olfato y los que activa la vista se pongan en funcionamiento de forma simultánea, y se vayan asociando, de forma que cuando sólo olemos el plato los mismos circuitos que se activaban al verlo se ponen en funcionamiento.

Por qué se habla tanto de éste concepto en la estimulación cognitiva

La plasticidad neuronal es algo que sucede continuamente. Cuando debido al Alzheimer o a un accidente una parte de nuestro cerebro es dañada, todas las señales que pasaban por ese grupo de neuronas se ven alteradas, pero eso no tiene por qué ser siempre algo irreversible. La parte sana de nuestro cerebro sigue siendo capaz de aprender durante toda la vida, y con los ejercicios adecuados podría volver a crear nuevas rutas para recobrar las funciones perdidas.

En una investigación reciente, coordinada por Universidad Autónoma de Madrid (UAM), y en la que intervinieron Universidades de España, EEUU y Canadá, se pudo comprobar que tras un entrenamiento cognitivo de 24 sesiones no sólo mejoró el nivel al cual los individuos ejecutaban las pruebas sino que tras las correspondientes resonancias se pudo comprobar que la propia materia gris del cerebro había cambiado.

Roberto Colom, que forma parte del proyecto aseguraba que las críticas a la efectividad de los programas de entrenamiento cognitivo por parte de la comunidad científica se centran en los programas comerciales que aseguran mejorar la inteligencia o prevenir trastornos degenerativos sin basarse en hechos contrastados. Para Colom es imprescindible que para que una intervención de estimulación cognitiva sea efectiva, ésta ha de ser personalizada y adaptada al individuo.

Hasta qué punto consigue la plasticidad neuronal cambiar nuestro cerebro

Hay casos realmente espectaculares de la capacidad de nuestro cerebro para adaptarse. En 1980 el Doctor John Lorber, de la Universidad de Sheffield, en Reino Unido, documento el caso de un estudiante de matemáticas que acudió a él porque le dolía la cabeza. Lorber notó que el tamaño de la cabeza del alumno era algo superior a la media así que decidió hacerle unas pruebas para descubrir que en realidad el alumno apenas tenía masa cerebral, su cabeza estaba llena de líquido cefalorraquídeo, lo que apenas dejaba una membrana de unos pocos milímetros de materia gris. Lo más curioso es que el alumno no sólo no tenía ningún problema aparente sino que de hecho era superdotado. De algún modo su cerebro fué capaz de configurarse para concentrar toda la funcionalidad necesaria sin tener que pasar por las rutas habituales de la parte central del cerebro.

Más recientemente ha salido a la luz una noticia sobre un niño nacido en Inglaterra con tan sólo un 2% de masa cerebral disponible. Aunque se pensaba que el niño no sobreviviría a los primeros día de vida a día de hoy tiene 4 años, su masa cerebral ya alcanza el 70% y su aprendizaje está evolucionando, siendo capaz de sentarse erguido, jugar a la consola, contar hasta 10 o sostener un boli para calcar entre otras muchas habilidades.

Estos casos entre muchos otros nos enseñan cómo el cerebro es capaz de modificarse y adaptarse, lo que convierte a cada cerebro en algo único, dificultando su estudio a la vez que lo convierte en una tarea apasionante.

REFERENCIAS:

  1. http://www.psiquiatria.com/tratamientos/la-corteza-cerebral-cambia-con-el-entrenamiento-cognitivo/
  2. http://www.elmundo.es/cronica/2017/05/06/5905ef96e2704ea8198b4613.html
  3. https://es.wikipedia.org/wiki/Plasticidad_neuronal
Buscador

Contacto

Suscríbete a nuestras novedades

Déjanos tu e-mail y te mantendremos informado...

Utilizamos cookies propias y de terceros de análisis de uso y medición para mejorar la experiencia de uso y contenidos de nuestra web. Al continuar con la navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies. Recuerda que puedes modificar esta configuración.
INDICE